¿Qué es un Real Decreto?

Un Real Decreto es una norma jurídica que emana del poder ejecutivo central, del Gobierno de España, en virtud de las competencias que le atribuye la Constitución. El Real Decreto por defecto tiene rango de reglamento, es decir, se encuentra por debajo de la ley ordinaria y dos escalones por debajo de las leyes orgánicas. Su inmediato inferior es la Orden Ministerial.

Se conoce como «Real Decreto» porque es el Rey, en calidad de Jefe del Estado, quien lo firma y lo manda publicar para que entre en vigor. En el ámbito autonómico, los presidentes de las Comunidades Autónomas, expiden, igualmente, Decretos, pero esta vez sin el sobrenombre de «Real».

No puede ser equiparable a una ley ordinaria porque el Real Decreto no emana del poder legislativo -Congreso de los Diputados y Senado- que es quién aprueba las leyes, sino que es el poder ejecutivo quien lo redacta y lo aprueba en el Consejo de Ministros.



Tanto los reales decretos como las órdenes ministeriales integran la potestad reglamentaria de la Administración pública. Los reglamentos, en virtud del principio de jerarquía normativa, no pueden contradecir lo dispuesto en las leyes y la Constitución prohíbe que regulen una serie de materias que reserva a la ley, por lo que los Reales Decretos tampoco pueden hacerlo.

No hoy que confundir el Real Decreto con el Real Decreto Ley ni con el Real Decreto Legislativo.

En el primer caso, el Real Decreto Ley sí que tiene el mismo rango que el de una ley ordinaria. Lo dicta el Gobierno en casos de extrema urgencia o necesidad para regular una determinada materia y entra en vigor en cuanto se publica en el Boletín Oficial del Estado (a no ser que en él se establezca otra cosa). El Congreso de los Diputados tiene que convalidarlo, y por tanto, convertirlo en ley, o derogarlo, en un plazo de 15 días.



En el segundo caso, un Real Decreto Legislativo se da en el caso en el que es el propio Congreso de los Diputados el que le pide al Gobierno que regule un determinado aspecto. En este caso, es el legislativo el que delega la capacidad de legislar al ejecutivo, de ahí que el nombre cambie.