¿Cuántos senadores hay en España?

La composición del Senado varía en función de la población de las Comunidades Autónomas.

La composición del Senado en España no es una cuestión de cifras estáticas. En la legislatura actual, el Senado está formado por 265 senadores, pero el número de senadores y su procedencia varía en función de la población de las Comunidades Autónomas.

La cámara alta, otra de las denominaciones que se le dan del Senado, está compuesta por dos tipos de senadores: los senadores electos y los senadores designados. A nivel competencial, no existen diferencias entre los tipos de senadores. Ambos grupos tienen las mismas competencias y funciones.  Sin embargo, la distinción recae en lo que representan, en la forma en la que son elegidos y en la duración de su mandato.

Los senadores electos son los elegidos por los ciudadanos en las elecciones. El número de senadores electos es invariable en el tiempo, ya que cada provincia elige a un número fijo de senadores para que represente a su provincia. Las provincias peninsulares (Álava/Araba, Albacete, Alicante, Almería, Asturias, Ávila, Badajoz, Barcelona, Burgos, Cáceres, Cádiz, Cantabria, Castellón/Castelló, Ciudad Real, Córdoba, La Coruña/A Coruña, Cuenca, Gerona/Girona, Granada, Guadalajara, Guipúzcoa/Gipuzkoa, Huelva, Huesca, Jaén, León, Lérida/Lleida, Lugo, Madrid, Málaga, Murcia, Navarra/Nafarroa, Ourense/Orense, Palencia, Pontevedra, La Rioja, Salamanca, Segovia, Sevilla, Soria, Tarragona, Teruel, Toledo, Valencia, Valladolid, Vizcaya/Bizkaia, Zamora y Zaragoza) eligen a cuatro senadores por cada una de ellas. Las islas mayores (Gran Canaria, Mallorca y Tenerife) eligen a tres senadores por cada una de ellas. Las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla eligen en las urnas a dos senadores por cada ciudad autónoma. Las islas menores (Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, La Gomera, El Hierro, Lanzarote, y La Palma) eligen a un senador por cada una de ellas. Por tanto, el grupo de senadores electos está formado por 208 miembros.



Es el grupo de senadores designados el que varía en su composición y en lo que representan. A diferencia de los electos, que representan a las provincias por las que son elegidos, los senadores designados representan a las Comunidades Autónomas y son sus parlamentos autonómicos los que eligen a la persona o a las personas que les representarán en el Senado. Cada Comunidad Autónoma designa a un senador y a otro más por cada millón de habitantes. Esta elección debe ser proporcional a los colores políticos que estén representados en cada parlamento autonómico. En la legislatura actual, el número de senadores designados por las Comunidades Autónomas es de 57. Andalucía es la comunidad que más senadores designa (9), seguida por Cataluña (8) y Madrid (7). Las Cortes Valencianas designan a 5 senadores para que representen a la comunidad. Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia y País Vasco cuentan con 3 senadores designados. Los parlamentos de Aragón, Asturias, Islas Baleares, Extremadura y Murcia designan a 2 senadores cada uno de ellos. Por último, las Comunidades Autónomas de Cantabria, Comunidad Foral de Navarra y La Rioja, al no llegar al millón de habitantes, designa a un único senador, que es el mínimo fijado por la Constitución. Hay una única excepción en este sistema de elección: los parlamentos de Ceuta y Melilla no designan ningún senador. 

La última variación del número de senadores ocurrió en la XII Legislatura, cuando la Comunidad Valenciana, que designaba a seis senadores, perdió uno y pasó a designar cinco al caer por debajo de los 5 millones de habitantes.

En cuanto a la duración de su mandato, todos los senadores tienen un mandato de cuatro años sin excepción, pero los períodos no tienen por qué coincidir. Los 208 senadores que son elegidos por los ciudadanos cesan en su cargo cuando el Rey, a petición del presidente del Gobierno, disuelve el Senado y convoca elecciones. Durante este periodo, los senadores designados continúan en sus cargos públicos, ya que sus mandatos acaban cuando el parlamento por el que fue elegido es disuelto y se convocan elecciones en la autonomía que representan.